LA CASA DEL BALCON ALOJAMIENTO TURISTICO

Nuevo Alojamiento Turístico

La Casa del Balcón

Caravaca de la Cruz

Ahora en La Ciudad Santa de Caravaca de la Cruz atesora en su Calle Mayor (arteria principal y peatonal de la localidad en el centro del Casco Histórico Protegido) a este edificio del siglo XIX que, de la mano del restaurador gastronómico Firo Vázquez (restaurante El Olivar), fue rehabilitado el pasado año para ejercer ahora una nueva función de índole turística como cálido alojamiento.

Con la asunción de este nuevo rol para el hospedaje, el edificio ofrece desde 2013 una nueva y práctica distribución en dos alojamientos independientes.
Cada uno de ellos, ahora reconvertidos en funcionales espacios que mantienen la dádiva de una carismática barriada que vio pasar y tuvo como ilustres convecinos, entre otros, a los venerables y venerados San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús. De hecho, en esta propia calle, frente a la misma casa, se encuentra el Convento de Clausura de las Carmelitas fundado por Santa Teresa de Jesús.
Ese mismo halo de paz, silencio y espiritualidad es precisamente el que envuelve a los renovados aposentos para una perfecta estancia plena de comodidad y sosiego.
Los famosos Caballos del Vino, las procesiones religiosas o el Mercadillo Medieval de Caravaca se ofrecen como alternativas de recreo; es más, como expansión ociosa y también panorámica, ya que con sólo asomarse al balcón o a las ventanas de la Casa del Balcón se pueden contemplar y ver pasar los acontecimientos más importantes de la ciudad así como sus centenarias celebraciones de carácter litúrgico-popular y patronal.

Calle Mayor

La primera de las dos alojamientos, ambientadas en estilo entre rústico y urbano, con un cálido toque personal, puede compartirse entre dos o cuatro personas. Consta de un dormitorio, salón, patio interior, cocina, baño y, por supuesto, su ineludible balcón.
El segundo de los alojamientos, en el que pueden alojarse de cuatro a seis personas, dispone de dos dormitorios, salón, terraza interior, cocina, baño y, cómo no, amplios ventanales que ejercen la función de privilegiado mirador.

Además, el conjunto cuenta con servicios comunes adaptados a las necesidades de hospedaje propias del siglo XXI, caso de su red Wifi y TDT, además de contar con tienda de libros gastronómicos y de Aceite AOVE. Como prestaciones opcionales, el establecimiento facilita al huésped la disposición de servicio de taxi y cabe destacar la posibilidad de visitar el Castillo de la Cruz o de organizar excursiones por la Comarca del Noroeste Murciano; sin olvidar, por supuesto, los servicios gastronómicos del restaurante El Olivar (en Moratalla) donde además se imparten –para grupos, previa petición y por encargo– cursos de cocina o catas de vinos y aceites en sus salones.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: