La Dieta Mediterránea declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO

Captura de pantalla 2013-06-04 a la(s) 15.04.28

Tras la presentación de la candidatura conjunta en 2011 por parte Chipre, Croacia, España, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal.
El Comité Intergubernamental para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial reunido en Baku (Azerbaijan) acaba de incluir la Dieta Mediterránea en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Según dicho Comité, la candidatura presentada por Chipre, Croacia, España, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal cumple con los criterios de inscripción en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, habida cuenta de que la dieta mediterránea, que se ha venido transmitiendo de generación en generación, principalmente en el seno de las familias, confiere a las poblaciones de la cuenca del Mediterráneo un sentimiento de pertenencia común y constituye un rasgo distintivo de su identidad, así como un espacio común propicio a los intercambios y el diálogo.
La inscripción de este elemento en la Lista Representativa no sólo puede contribuir a que en otras partes del mundo se cobre conciencia de la importancia que tienen las prácticas alimentarias sanas y sostenibles, sino que también puede estimular el diálogo intercultural, dar testimonio de la creatividad humana y fomentar el respeto de la diversidad cultural, ambiental y biológica.
Y es que la Dieta Mediterránea comprende un conjunto de conocimientos, competencias prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos.

También abarca ámbitos como la artesanía y la fabricación de recipientes para el transporte, conservación y consumo de alimentos.

Las mujeres desempeñan un papel fundamental en la transmisión de las competencias y conocimientos relacionados con la dieta mediterránea, salvaguardando las técnicas culinarias, respetando los ritmos estacionales, observando las fiestas del calendario y transmitiendo los valores de este elemento del patrimonio cultural a las nuevas generaciones.

 

Fuente: http://www.olimerca.com

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: